Vitamina N (N de Naturaleza)

Vitamina N
(N de Naturaleza)
 
Prescripción para el trastorno por déficit de naturaleza.
 
Indicaciones y posología: tomar a diario, al aire libre y en espacios naturales; pasear por la naturaleza, observar aves y árboles; actuar respetando el medio natural en solitario o en compañía de amigos y familiares.
 
Número de dosis: ilimitado.
Caducidad: nunca.
 
Beneficioso para:
 
-Mejorar la salud física y psíquica.
-Estimular el aprendizaje y la creatividad.
-Estimular la sensación de bienestar y de estar completamente vivo.
-El establecimiento de vínculos más fuertes dentro de la familia y entre los amigos.
-En algunos casos, puede ayudar a reducir la violencia social.
-Contrarrestar la disfunción sensorial y estimular y agudizar los sentidos.
-Mejorar la propiocepción (consciencia de la posición de nuestro cuerpo en el espacio).
-Mejorar la visión y el sentido de la orientación.
-Ayudar a reducir el estrés, la ansiedad y las depresiones.
-Mejorar la capacidad de prestar atención.
-Mejorar o despertar la capacidad de asombro.
-Estimular la curiosidad.
-Adquirir resiliencia natural aceptando riesgos pequeños y asumibles.
-Nos vuelve más resistentes frente a las inclemencias del tiempo.
-Estimularnos a movernos más.
-Ayudarnos a desarrollar las habilidades de correr, escalar, crear, evaluar riesgos y actuar de manera colaborativa con los demás.
-Ayudarnos o contribuir a disminuir el sobrepeso y la obesidad.
-Aportarnos la estimulación microbiana necesaria para el desarrollo de un sistema inmune equilibrado.
-Aumentar nuestros niveles de vitamina D al pasar más tiempo al aire libre.
-Favorecer un envejecimiento saludable.
-Mejorar los patrones de sueño.
-Acelerar la recuperación de las lesiones.
-Reducir los dolores.
-Contribuir a mantener las funciones cerebrales y la memoria.
 
Todo lo anterior está sacado del libro que figura en la fotografía, “Vitamina N, guía esencial para una vida rica en naturaleza”, de Richard Louv. El autor habla a lo largo del libro de todos estos beneficios que tiene la exposición o el contacto con la naturaleza, aunque realmente se centra en presentar muchas propuestas para interactuar más con el mundo natural, propuestas centradas principalmente en los niños pero también válidas y aplicables para toda la familia y la comunidad en general, para cualquiera en definitiva, ideas y propuestas que podemos aplicar todos en nuestro entorno particular, al menos algunas de ellas.
 
La vitamina N, como la llama el autor, el contacto con la naturaleza, no es la panacea ni la solución a todos nuestros males, pero sin duda contribuye a mejorar prácticamente todos los parámetros de nuestra salud. O su ausencia los empeora. Por eso habla precisamente del trastorno por déficit de naturaleza.
 
Una forma sencilla de empezar a recibir más vitamina N en nuestros entornos urbanos es pasear por los parques siempre que nos sea posible, o paseos más largos en nuestros días libres por un entorno natural como puede ser el bosque, la playa o la montaña si disponemos de la ocasión. O, como hacemos nosotros, entrenar en los parques.
 
No olvides mantener unos niveles adecuados y saludables de vitamina N.