Envejecimiento celular ligado al sedentarismo

En relación al artículo anterior de nuestro blog, Maneras de vivir, maneras de hacerse mayor, compartimos otro estudio aparecido en The Telegraph que relaciona el sedentarismo en las personas mayores con un envejecimiento más acelerado.

Concretamente la investigación determina que las personas mayores que pasan la mayor parte de su tiempo sentadas envejecen a un ritmo significativamente más rápido que sus contemporáneos más activos físicamente.

El estudio fue hecho entre 1.500 jubilados. Aquellos que mantenían una posición sedentaria durante 10 horas o más al día y hacían menos de 40 minutos de actividad física moderada tenían los cuerpos de personas 8 años mayores.

Como pasa en muchos casos, la edad cronológica, la que aparece en el carnet, no se corresponde con la edad biológica, el estado real de sus cuerpos. Y esto tiene muchísimo que ver con la actividad física.

Aquellos mayores más sedentarios tenían telómeros más cortos, los extremos de las cadenas de ADN que protegen los cromosomas y cuyo acortamiento se asocia con un envejecimiento más rápido.

Los telómeros más cortos también se asocian con enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer.

Estos telómeros se acortan de forma natural con la edad, es parte del proceso de envejecimiento celular, pero factores ligados a nuestro estilo de vida, como la obesidad, el tabaquismo o el sedentarismo pueden acelerar este proceso.

Lo interesante del estudio es saber que estar sentado prácticamente todo el día incluso puede minar o perjudicar todo el ejercicio que hagamos exclusivamente en una franja del día. O sea, el caso de muchas personas, mayores o no, que se consideran activas en nuestro entorno sedentario, que van una hora al día al gimnasio pero luego permanecen sentadas casi todo el tiempo restante del día.

Si solo nos movemos una hora al día y estamos sentados todo el resto significa que somos activos solo el 4% del día. Es decir, que somos en esencia sedentarios y, como señala la investigación, los beneficios de esa cantidad de ejercicio se pueden deshacer por ese estilo de vida sedentario.

Como señala el Dr Aladdin Shadyab, autor del estudio, nuestras células envejecen más rápidamente si tenemos una vida sedentaria.

Como consejo, si tenemos que permanecer sentados largos períodos de tiempo, levantarnos cada 20 minutos y caminar 2 o 3 minutos podría suponer una gran diferencia en nuestra salud a largo plazo, en nuestro riesgo de contraer enfermedades crónicas y podría ayudar a reducir la tasa de envejecimiento de nuestro cuerpo.

Los efectos ligados al envejecimiento se multiplican y aceleran si tenemos un estilo de vida sedentario. Por eso es fundamental no solo hacer una sesión de ejercicio varios días por semana, sino mantener un estilo de vida lo más activo posible.

Como termina diciendo el artículo de The Telegraph, “cualquiera que sea la edad que tengamos, mantenernos activos es la forma más segura de cuidar nuestra salud física, mental y social, agregando vida a nuestros años y años a nuestra vida”.